lunes, 5 de mayo de 2008

CUENTO 2: EL POCERO Y EL PÁRROCO

EL POCERO Y EL PÁRROCO

Valentín se secaba el sudor con el antebrazo cuando vió venir al pequeño de los charrillos, montado en la mula del viejo. Pasó el pico al Sebastián, que también sudaba lo suyo, y se quedaron los dos parados, viendo como la mula trotaba hacia ellos.

Las aletas de la nariz del pequeño de los charrillos se abrieron un poco al llegar, reconociendo su propio olor en el olor que despedían aquellos dos hombres.

- Valentín, que a tu chaval lo tienen en el cuartelillo.

- ¡La puta de oros!- se carcajeó Sebastián-. ¡Otra vez!

Como Valentín no decía nada, que sólo le miraba con aquellos ojos grises, como teñidos de niebla, el charrillo sintió que debía llenar ese silencio de algún modo.

- Lo cogieron robando en el huerto de don Pablo-, dijo. Y Sebastián dejó de reír.

Entonces Valentín cogió sus herramientas, las envolvió en su fardo y se lo echó a la espalda. Le hizo un gesto con la cabeza a Sebastián, que su compadre supo interpretar como un “hasta mañana”, y se puso a caminar en dirección al pueblo, con el pequeño de los charrillos por delante, los buitres que patrullaban la dehesa allá arriba, y el polvo del camino apartándose a cada paso de sus suelas de esparto...



DESCARGATE EL RELATO COMPLETO CLICKANDO ESTE ENLACE:


5 comentarios:

el nieto del cartero dijo...

quizas porque vengo de la fotografia o del cine , o porque tu le has dado mucho al comic, me he quedado con ganas de saber mas sobre como eran los sitios , la luz, etc.. como eran los ambientes...
perdon por la critica, el relato esta de puta madre, sobre todo: y que pasara despues!?!?
jaja
un saludo y animo con la promesa semanal!

SERGI ÁLVAREZ dijo...

Gracias por molestarte en leerlo. La vredad es que no soy muy descriptivo porque cuando leo me gusta que me sugieran con unas pequeñas pinceladas el ambiente en el que voy a sumergirme. Si no es así me suelo aburrir. Con el cómic, claro, me pasa lo contrario, digamos que me entra por los ojos, es obvio, como la fotografía, en cambio el relato necesito sentirlo más.
Sigue con el murciélago la semana que viene. Me temo que el siguiente cuento va a ser muy gamberro.

Ah, y saluda a tu abuelo, que dicen que siempre llama dos veces.

Forny dijo...

Bueno nen, yo ya te dije en su dia lo que pienso, y me ratifico en lo dicho, eres bueno.
Un consejo: Que te parece un cuento sobre pelinkanos deshidratados que quieren apoderarse del mundo? jajaja

SERGI ÁLVAREZ dijo...

Que bueno que fue, tío, gracias por invitarnos.
Buen tema, pero ya tengo uno sobre Koalas zombis que colgaré aquí un día de estos para que me maldigais. ¡ja!

Nos vemos.

Enrique Fernandez dijo...

Ya te lo dije a la cara hoy (como lo haría mi querido Capitan Alatriste!), pero es de ley que te lo escriba aquí. Que quede constancia, coño!
Me ha gustado mucho el relato, los personajes, los diálogos, el clima... Un aplauso para usted!

Y en cuanto pueda le hecho el ojo a los otros cuentos, que seguro que no "he acertado con el bueno". ;)