miércoles, 25 de agosto de 2010

RELATO 99: "EL ÚLTIMO CUENTO"


Buenos días, amigos del murciélago.

Dejamos por el momento la serie del MURO mientras se escriben más capítulos.

El cuento de hoy pertenece a LA MUERTE EN BREVE.

En este oficio es fácil darse por vencido ante las dificultades. Es un trabajo que exige disciplina y saber controlar el orgullo. Uno no puede venirse abajo por un mal comentario de una persona, o por tener la sensación de ser un genio aún por descubrir con muy mala suerte.

Confesemos: somos perezosos, cuesta trabajar cada día, nos conformamos con cualquier cosa, nos enamoramos de nuestras letras y, desde luego, no somos genios incomprendidos.

Cuanto antes aceptemos esto, antes empezaremos a trabajar, sin prejuicios ni mala sangre.

Por supuesto, todo esto vale para cualquier escritor, pero también para cualquier persona.
Sólo se puede ser feliz (si es que eso existe) si uno se mira al espejo con los ojos abiertos. La realidad espanta más que una imagen deformada, pero si la hacemos nuestra, si tomamos el poder, entonces sí... podremos ser como queremos ser, y conseguir lo que queremos conseguir (o al menos intentarlo con posibilidades).

Y después de este rollo que parece extraido de uno de esos horribles libros de autoayuda, os dejo con el cuento.

No pongo teaser porque es muy, muy breve.

Descargarlo y me decís:





DESCARGA EL RELATO PINCHANDO AQUÍ Y ENVÍASELO A AMIGOS Y ENEMIGOS:







Volveremos a leernos la semana que viene.

¡UN CUENTO A LA SEMANA!

1 comentario:

MEME dijo...

Que pena que haya llegado tan tarde, justo a la muerte del escritor.
¿que se le vamos hacer la vida es así de ¿complicada? Dejemoslo en eso

Saludos.