lunes, 25 de agosto de 2008

RELATO 14: "CARROÑEROS"

Buenas tardes, amigos del murciélago.

En realidad, al menos fuera de mi cueva, está lloviendo, así que para unos pocos de vosotros no serán buenas. Pero a mí me gusta. La lluvia me relaja, me susurra cuentos y me acuna por las noches. Sí. Soy un murciélago de agua.

Y esta semana, siguiendo con mi serie "LA MUERTE EN BREVE", le toca el turno a la fábula.

Personalmente no suelo tratarla demasiado, pero me encanta leerla. Cuando una fábula está bien pensada es una delicia. Porque la fábula es un género cerebral. No intervienen las vísceras, hay algo que expresar, una moraleja o una enseñanza normalmente, y todo tiene que estar bien medido y atado para que el relato cumpla su cometido.
A lo mejor por eso no suelo tratarla: No me gustan demasiado las moralejas, y, aunque me pienso bien los argumentos, me dejo llevar bastante por el instinto.

Los murciélagos somos así, dos terceras parte de cerebro y una de corazón en la vida real, y a la inversa cuando estamos delante de un teclado.

En fin, no os suelto más chorradas. Ahí va eso:


CARROÑEROS


"Los primeros en acudir al olor de la carroña fueron los buitres.

-¿Quién viaja a lomos de los vientos, sin desfallecer, patrullando siempre?- corearon-. ¿Quién se merece este festín?

Y se lanzaron sobre la carne.

Al poco llegaron un par de chacales, y se ganaron un hueco a dentelladas y empujones.

-¡Apartad cretinos!- amenazaron-. ¿Quiénes son los más astutos? ¿Quiénes se orientan por vuestro vuelo para robaros el banquete?

E hincaron el diente.

Pero apareció la hiena al trote, y tanto chacales como buitres retrocedieron, pues sabían que no convenía tenerla por enemiga.

-¡Fuera de aquí, miserables!- se burló-. ¿Quién tiene la mandíbula más potente y el sentido del humor más endiablado? ¿Quién se ríe de vosotros?

Y dio el primer mordisco.

Y, por fin, llegó el león. Y con dos potentes zarpazos ahuyentó a la hiena, a la que doblaba en tamaño y fuerza, y también a los chacales y a los buitres.

-¡Largo de aquí, condenados!- rugió-. ¿A quién teméis más que al hambre? ¿Quién es el más poderoso? ¿Quién es el Rey?

Entonces, un gusano que se revolvía entre el polvo, harto ya de escuchar fanfarronadas, levantó la cabeza y, con una gran sonrisa, dijo:

-Quién ríe último ríe mejor".



DESCARGA EL RELATO COMPLETO CLICKANDO AQUÍ:

CARROÑEROS


Bueno, no es para romprese demasiado la cabeza, desde luego, pero espero que os haya gustado.
Ya sabéis que si es así, os agradecería que pasárais el relato a todos vuestros conocidos. Para eso los podéis descargar ¿no?

Y sí, prometo no estar tan tétrico la semana que viene.
Prometo sacaros una sonrisa con la próxima historia. O al menos intentarlo.
No me odiéis por ser malvado. ¡Soy un murciélago!

Os espero, aquí en mi cueva, afilándome los colmillos, con...

¡UN CUENTO A LA SEMANA!

3 comentarios:

Frau Brujer (relincho de caballo) dijo...

Osea que el gusano mecía la cuna...
ahora lo entiendo todo!!!!
Un besico!!

SERGI ÁLVAREZ dijo...

EL GUSANO QUE MECE LA CUNA... mmmm.... me gusta el título para una canción de LOS PERROS.

Un besoo

珊珊李 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.