lunes, 28 de julio de 2008

RECOMENDACIÓN: JUAN JOSÉ MILLÁS.

Hola de nuevo, amigos del murciélago.

Estoy de vuelta tras dos estupendas semanas de vacaciones, recorriendo el mundo de aquí para allá, a todo lujo con la pasta que dan mis cuentos.
¡Cómo he disfrutado! Que maravilloso es ser rico y famoso, amigos. Claro que, diréis algunos, si en verdad fuera rico no tendría que volver al trabajo ¿verdad?

¡Nada más lejos de la realidad! Si vuelvo no es por necesidad, sino porque il dolce fer niente también cansa.

Y dicho esto paso a haceros la recomendación de la semana:


LOS CUENTOS DE JUAN JOSÉ MILLÁS.


El libro en cuestión me fue recomendado por un querido amigo, poeta canalla y campeón de carambolas del barrio de Gracia, monsieur Fernando, al que quiero dedicar este Post.

El caso es que yo no había leído nunca a Millás... y me encantó.
En aquel momento yo ya ecribía mis relatitos gamberros, y al leer a Millás encontré un espejo en el que mirarme. Me sentí identificado con su forma de escribir (yo mismo utilizaba muchas veces un tono parecido) y maravillado por el dominio del tempo del relato breve del que hacía gala.

Desde entonces, suelo regalar este libro a mis amigos siempre que tengo ocasión, para Reyes, cumpleaños, o simplemente porque me sale de mis colorados cojonzuelos.

Los relatos incluidos son bastante breves, aptos para lectores impacientes, y también para los más exigentes. Juan José Millás utiliza un lenguaje sencillo, fresco, nada artificioso; y en sus relatos mezcla sabiamente la cotidianidad con el surrealismo, usando el humor y la tragedia del día a día a partes iguales. El resultado: unos relatos divertidos, muy gamberros, pero que no caen en la frivolidad, sino que exploran los rincones más oscuros de la naturaleza humana.

En definitiva: JUAN JOSÉ MILLÁS es un auténtico maestro del cuento canalla.

Os dejo una pequeña muestra de uno de mis favoritos:


INFIERNO
Juan José Millás


"Estábamos enterrando a un amigo, cuando un teléfono móvil interrumpió con su sonido la grave ceremonia. Tras un breve intercambio de miradas reprobatorias, comprendimos que el ruido procedía del cadáver, cuyo féretro había sido abierto para que el finado recibiera el último adios. La viuda, con más inconsciencia que valor, se inclinó sobre el muerto y sacó el teléfono de uno de los bolsillos de la chaqueta. "Diga", pronunció dolorosamente. No sabemos qué escuchó al otro lado, pero la vimos palidecer y gritar enseguida: "Fernando falleció ayer y usted es una zorra que ha destruido nuestro hogar". dicho esto, interrumpió la comunicación y devolvió el artefacto a su lugar [...]"


Espero que os haya gustado el fragmento anterior, si es así corred a comprar el libro, o a pillarlo en la biblioteca. Os aseguro que disfrutaréis todos y cada uno de los relatos.

Y ahora que he vuelto no hay excusa que valga para no pasaros por la cueva del murciélago. Aprovecho para comentaros que podéis suscribiros a este Blog y colocarlo directamente en vuestra página de inicio de Google, Yahoo, etc. Sólo tenéis que clickar el botoncito correspondiente, sí, por ahí a la derecha.

Ahora me despido, agitando una alita gracilmente, mientras me enciendo un cigarro con la otra.
No olvidéis que he vuelto a las andadas, y que volveré en un par de días con...

¡UN CUENTO A LA SEMANA!

3 comentarios:

RAULE dijo...

Bienvenidos los dos, usted y su consorte murciélaga! Que tiemble el maestro Millás, que su alumno más amortajado (¿o se dice aventajado?) le pisa los pies!
Un fuerte abrazo de este quien le lee y de su exótica esposa!

SERGI ÁLVAREZ dijo...

Gracias, mi buen tebeonauta, recién llegado de esa peaso semana negra.

Un abrazo pa usté, y un beso pa su señora.

El Maestro Pelínkano dijo...

Despues de vuestras aventuras internacionales ya no sabia si volveriais o os perderiais por el mundo!!
Por cierto, dos semanas de vacaciones están bien, pero ya estamos a dimecres y a este blog le falta algo...