martes, 13 de abril de 2010

RELATO 85: "EL HOMBRE HONRADO. Parte 5"


Buenas tardes, amigos del murciélago.

En toda historia, en todo relato, hay un momento de crisis. Y hablo de "crisis" en el sentido de cambio. El detonante de nuestra narración ya ha detonado (valga la redundancia), en el caso de los cuentos rápidos y explosivos ("de un tiempo", que yo los llamo), o bien ha madurado lo suficiente en el caso de los relatos más largos ("de tres tiempos"), como para llegar a un momento crucial.

Ha llegado el momento de la verdad. El cambio, la crisis, se ha presentado y es ineludible para los personajes enfrentándole a una nueva realidad trascendental. Es aquí cuando el protagonista da el paso final y acepta el cambio que nos llevará al clímax (o lo rechaza para llevarnos al anti-clímax).

Pues bien, nuestro protagonista está a punto de dar ese paso de mano de Jonás.

He aquí el nuevo episodio de "EL HOMBRE HONRADO":


EL HOMBRE HONRADO.
Parte 5.


***

Y así pasaron los meses, yo empecé a salir con Sonia, y la amistad que me unía a Jonás, lejos de enfriarse, como suele ocurrir en estos casos, se fue consolidando poco a poco. Acabamos formando entre los tres una camarilla de conspiradores que despotricaban contra el mundo a la mínima ocasión. Jonás planteaba sus teorías, Sonia las discutía o matizaba y yo les escuchaba fascinado, apuntando mentalmente, de manera insconsciente aún, todo aquel valioso material. Creo que aquellas interminables tardes de cervecitas en verano a orillas del mar, o de churros con chocolate en invierno, al abrigo de los vientos, fueron el caldo de cultivo de muchos de los trabajos que publicamos después de que tirotearan a Jonás [...]

***





DESCARGA EL QUINTO CAPÍTULO PINCHANDO AQUÍ Y ENVÍASELO A TUS AMIGOS Y A TUS ENEMIGOS:









Espero que disfrutéis la lectura, que enviéis este relato a vuestros amigos. Y si además me dejáis un comentario (no en Facebook, sino en el Blog), me sentiré muy, muy afortunado.

La semana que viene llega por fin la última parte de este relato, así que no os martirizaré durante mucho más tiempo.

¡UN CUENTO A LA SEMANA!